Descamisados

Desnudez


16 de abril de 2015

Ariel Fernández

Sobre la desnudez del enemigo

Click en la foto para ampliar

Lo que nunca le van a perdonar es haberlos desnudado, el poder es pudoroso, no muestra jamás su morfología de cadenas, acuerdos, sangre y papel prensa. Es su lógica, en cierta forma incluso es su esencia, sin invisibilidad es imposible detentar el poder. Para el campo popular es mucho más simple, para nosotros el poder es algo visible, lo buscamos, lo construimos y lo ejercemos sin más, no hay necesidad de hacerlo invisible.


Lo que nunca le van a perdonar es haberlos desnudado, mostrar el cuerpo putrefacto, asqueroso, opulento del poder es algo imperdonable, porque desde siempre existió porque podía vestirse incluso disfrazarse de otra cosa. El Kirchnerismo les arrebato el disfraz en medio de la fiesta y el espectáculo resultante es dantesco.


Lo que nunca le van a perdonar es haberlos desnudado, porque sabemos quiénes son; porque ya no hablamos de inflación, hablamos de aquellos que forman los precios; no hablamos de corridas, hablamos de exportadores que no liquidan y de bancos que especulan. No hablamos operaciones sin rostro, hablamos de servicios y de Magnetto. Ya no hablamos de idiotas útiles, sabemos quién es Altamira; no decimos más nada acerca de candidatos “opositores”, sabemos que son simplemente los rostros del enemigo. Ya no creemos en que existan casualidades, existen servicios de inteligencia que, desde la dictadura, están enquistados en el Estado y operan junto a la CIA y la MOSSAD. En definitiva, sabemos quiénes son, todos lo empiezan a ver, tienen nombre y apellido, y eso es imperdonable.


Lo que nunca le van a perdonar es haberlos desnudado.

Compartir esta nota en