Descamisados

COMUNICADO: Defendemos un sueño Nacional y Popular, no delincuentes.


15 de junio de 2016

Descamisados

Click en la foto para ampliar


"El funcionario que se sirve de su cargo es oligarca, no sirve al pueblo sino a su desmesurada ambición"

EVITA.


José López es un revolver disparado contra el alma y la esperanza de millones de argentinos que sueñan, construyen y dan pelea por una Patria con Justicia Social.


Su corrupción individual va a regalarle a los enemigos del Pueblo meses de analgésico para sus planes de ajuste y exclusión. Ríos de tinta para tapar su plan de destrucción económica de nuestro país. Miles de horas televisivas despilfarradas en la búsqueda de bóvedas y tesoros enterrados que nos tapen el hambre, los tarifazos, y el desgobierno de la oligarquía improvisada que se encaramo en el poder loteando el Estado en actitud de saqueo.


Su ejemplo ayuda a demonizar la política, bastardeándola, prestándola como una actividad que solo sirve para que un puñado de oportunistas se llenen los bolsillos.


La política es la única herramienta que tenemos los humildes para transformar la realidad y hacerla mas vivible. Por eso cuando ocurren estas cosas, muchos, con justa causa, comienzan a descreer de ella y no hay nada mas funcional para que se eternicen en el gobierno los dueños del poder económico.


La burocracia y la corrupción son las peores enfermedades que puede sufrir un proyecto político que en su esencia es transformador en beneficio de los trabajadores y los mas humildes.


No es que nos dio un ataque de honestismo, enfermedad pequeño burguesa de la política que considera que la corrupción es peor que la entrega de la patria, pero no deja de darnos asco la actitud de aquellos que llevan para sus bolsillos el fruto del trabajo colectivo, sobre todo de aquellos fondos destinados para los humildes. Cada mango que se robó ese crápula de López significaba una casa menos para una familia que la necesitaba.


Nosotros, los Descamisados jamás apañamos delincuentes. Nunca nos relacionamos con estos sujetos, que como López, son parte de la política por los negocios. Por eso los descamisados jamás fuimos amigos de los que se quedan con los vueltos, ni los vamos a bancar dentro o fuera del gobierno.


Nosotros seguimos bancando un proyecto que dio alegrías y un poco más de justicia para nuestro pueblo.


Defender la causa de las mayorías no tiene nada que ver con salir a bancar a personajes que hicieron la propia en el marco de un gobierno popular. Ser duros con los que hicieron este tipo de cosas sirve también para comenzar una autocrítica que nos permita volver, volver a enamorar al pueblo de una causa, mas allá de los límites de un tiempo histórico.


No defendemos corruptos. Defendemos un sueño nacional y popular. Defendemos a los pibes, a los negros y a la Patria. Por eso dormimos tranquilos. No nos confundimos ni nos confunden ni los ex funcionarios, ni la burocracia militante, ni los medios de comunicación del sistema.


Sabemos para donde vamos y por qué perdimos. Si somos capaces de ser mejores de lo que fuimos, entonces sí vamos a volver.


Nosotros nos organizamos para volver, no solo para repetir las cosas buenas que se hicieron sino también para corregir lo que se hizo mal y también para hacer lo mucho que faltó para que reine en el pueblo el amor y la igualdad.


Y todo eso se hace, como dice la marchita, combatiendo al capital. No alcanza con enfrentar a los grupos económicos transnacionales y al capital financiero depredatorio, sino que hay que ir contra la lógica de la mercantilización de la política.


Queremos la cárcel para los corruptos que la llevan a monasterios pero también a los que se la llevan a paraísos fiscales como Panamá.


Que la ley sea pareja para todos.


Nosotros, los descamisados, los militantes peronistas, los trabajadores, seguiremos dando batalla y ese Lopecito, como su homónimo de triste recuerdo, pasará al olvido, sin comprender -quizás- la dimensión del daño que ha hecho.


Y aunque hoy aparezcan nubarrones y la oscuridad parezca extenderse, encontrando en estos corruptos la justificación de su anti política, estamos convencidos de que vamos, más temprano que tarde, a liberar la Patria.


Caiga quien caiga, le pese a quien le pese.


En definitiva, lo que nos enseñó Evita: "La Patria dejará de ser colonia, o la bandera flameará sobre sus ruinas".


Compartir esta nota en